Un tibio beso y unos pechos rotos

Si eres madre lactante y estás iniciando tu banco de leche porque te reincoporarás al trabajo o ya te encuentras trabajando, este artículo es para ti.

El regreso al trabajo, una separación inminente.

Con amor @Tatinavarro23, Asesora y Consejera de Lactancia.

¡De solo pensar que regreso al trabajo me dan ganas de llorar! El impacto de esta afirmación es tan profundo en el corazón de una madre, para ellas es cómo si se les arrancase el alma, la alegría y el gozo de aquel momento que viven en su licencia con su bebé en brazos, que tan solo con el simple hecho de recordar su realidad laboral, la desmorona.

Los efectos emocionales en la mujer lactante al momento del regreso al trabajo, es un proceso poco estudiado en la ciencia, una realidad invisible, que aún no pone sus ojos en las consecuencias de la separación temprana de la madre y el bebé, quien aún es 100% dependiente para alimentarse de ella. Este cambio en la vida de ambos, se mezclan con colosales transformaciones físicas y emocionales durante el puerperio.

Los malabares que se hacen para extender el encuentro con la nueva vida laboral y la maternidad, agotan todos los recursos, tales como unir las vacaciones, sumar el día de permiso por cumpleaños, para algunas sumar la semana de navidad. Todo esto, buscando prolongar esa mañana con la que despedirán a su bebé en brazos, con un tibio beso y unos pechos rotos.

Es innegable que, para mantener la lactancia se necesita tiempo y compromiso por parte de la mujer que amamanta y decirle a una madre que no se preocupe, que no pasa nada por regresar al trabajo, es lo más cruel y es poco empático con quien está experimentando ansiedad, culpa, temores, tristeza…¡Ustedes que lo han vivido, lo saben!

En Colombia solo el 36,1% de las madres amamanta. Sin tener datos estadísticos que lo demuestren en el país, sabemos por estudios en el mundo que, la reincorporación de la mujer al trabajo es una de esas barreras para la lactancia. Es determinante para un futuro optimista en la continuidad de lactancia, que la empresa de la cual la mujer hace parte, cumpla con todos los requerimientos de la ley 1823 Salas Amigas de la Familia lactante[1], que se comprometa a despejar todas las barreras y facilite un entorno laboral favorable para que la madre continúe extrayendo leche, más allá de los 6 meses. Los estudios existentes demuestran que, entre más se retrasa el regreso al trabajo, la duración de la lactancia se extiende. Porque ¡no nos engañemos! Proteger a la madre lactante hasta los 6 meses con la hora de lactancia no es suficiente, pues la Organización Mundial de la salud OMS, sugiere el mantenimiento de la lactancia materna hasta los 2 años o más.”[2]  En un estudio realizado en 2011, en Estados Unidos sobre “Equilibrio entre trabajo y familia: efecto de las características del empleo en la lactancia materna” arrojó que: “Las trabajadoras a tiempo completo tenían un 19% menos de probabilidad de amamantar más allá de los 6 meses, que las que no estaban empleadas”.

Después de los 6 meses, sin políticas de gobierno que hagan de la lactancia un derecho fundamental hasta los 2 años o más, tu lactancia es cuestión de suerte. Si, suerte, porque tus extracciones dependerán de lo que logres conciliar con tu empleador para continuar mínimo 5 extracciones al día, que te permitirán seguir estimulando la glándula mamaria y así extender la continuidad de la producción de leche; con suerte, extrayendo, dos en la mañana, al almuerzo y dos en la tarde, que tomarán al menos 20 minutos de tiempo entre:

Masaje
Extracción
Almacenamiento de la leche
Limpieza de los elementos
Y de vuelta al asiento.

Así, con suerte, regresarás a casa con onzas que le inyectarán vida al banco de leche casero, con el que con suerte, seguirá el bebé recibiendo leche de mamá, en lugar de fórmula infantil.

Por otro lado, están las bendecidas y afortunadas de esta realidad, quienes teletrabajan. Ingenieras, maestras, abogadas, un sin número de profesiones, con especialidad en malabarismo avanzado. Mientras una cámara está apagada, ella puede estar dando teta o cambiando un pañal y si la cámara está encendida, una mano puede estar asomándose por el cuello buscando la mirada de la madre. Para las que teletrabajan, su lactancia tiene un futuro más prometedor, la mayoría dan el pecho directo, no tienen la presión por almacenar, así que ejecutan sus labores con tal elegancia y trapecismos, donde muchos no logran percatarse que, mientras presenta a la reunión el informe contable, un bebé está succionando su pecho.

Volvamos a quienes tienen el corazón desecho, que la amenaza del COVID para la empresa desapareció y el regreso a la oficina es una realidad inminente.

¿Cómo pueden enfrentar, validar y sanar las emociones que les produce el reintegro al trabajo?

Para responder a esta pregunta consulté con la especialista en puerperio y doula, Lédif Torres de Aranguren de @soyuncerezo, a quien le trasladé la pregunta.

«La vuelta al trabajo durante el puerperio es una de las situaciones más duras que vive una madre, sobre todo cuando practica lactancia materna exclusiva.

Es común que la mujer se llene de miedos y dudas y aunque se prepare mental y emocionalmente, aunque cuente con apoyo en la casa para toda la logística que requiere el cuidado de su bebe durante su ausencia, la verdad es que una vez que llega el momento de estar presente en el trabajo, el desenlace de su sentir interno suele ser mucho más doloroso y profundo de lo que habría podido imaginar.

Por eso no me atrevo a decir que exista una receta o una forma de evitar que esto suceda porque además, no lo creo.

Lo que sí puedo sugerir hacer es crear con tiempo un kit o una caja de recursos que le permitan a la mujer atravesar este proceso, de la forma más saludable posible por ejemplo contar con:

Una Tribu: un grupo de mujeres que esté en la misma situación con las que pueda conversar y desahogarse, sin temor a ser juzgada ni criticada.

Crear un Plan Familiar: que responda con antelación las preguntas más recurrentes: quién va a cuidar al bebe, cuánto tiempo, cuántas siestas debe hacer, que está permitido que coma y qué no, que puede hacer y que no. Además, quién va a cocinar para que la madre pueda dedicarse al bebe cuando regrese del trabajo. En caso de no contar con muchas personas, este plan debería enfocarse tomando en cuenta la cantidad real de tiempo que la madre podrá pasar con su hijo cada día, para que la organización sea lo más sensata posible.

Entrenamiento: después de hacer el plan familiar, dedicar el tiempo posible para conversar sinceramente con los cuidadores del bebé, hasta que la mujer se sienta más tranquila y confiada.

Ayuda profesional: que cada nueva madre cuente con una especialista a la cual pueda recurrir en caso de sentirse agobiada, es un gran apoyo para toda la familia. Lo ideal es que la haya conocido antes de volver al trabajo, para generar la confianza necesaria.

Desarrollo de Actitudes: Además de todo lo anterior, es indispensable que la madre se permita afinar actitudes y valores como la paciencia, la empatía, la aceptación y sobre todo la confianza.

Como dije antes, todo esto son solo sugerencias básicas para que la madre cuente con una base de apoyo que, le permita transitar su proceso de una forma más amable pero no es garantía de que no vaya a doler porque como sabemos, los caminos de transformación y crecimiento suelen doler y el puerperio es eso en toda la extensión de la definición, el puerperio es el proceso de transformación femenino más intenso que una mujer puede vivir

No es desalentador decirte que no hay algo que evite el dolor, debemos entender que al alma de una madre no se le puede decir: «deja de sentir.» Ahora, en términos de preparación de banco de leche y extracción en el trabajo, te voy a dar la receta en una sola palabra: Planificación.

La planificación te permitirá dejar la incertidumbre, en último lugar. Un banco de leche y la extracción en el trabajo tienen como pilares fundamentales:

1 Técnica y conocimiento de extracción manual o con extractor eléctrico.

2 Conocimiento sobre almacenamiento y conservación de la leche humana.

3 Un cuidador que se la lleve de maravilla con tu bebé y conozca sus “rutinas”, entrenado en la conservación de la leche materna y en la administración del banco de leche. Sin esto, tendrás un despilfarrador de un recurso escaso que te dejará en la ruina en par de días, es decir, sin banco de leche.

4 Realidad. ¿Cuánto tiempo te ausentarás? ¿Cuánto necesitará beber tu bebé durante tu ausencia? ¿Cuántas onzas deberías en promedio reponer al regresar del trabajo?

5 Tiempo de Adaptación en el trabajo. Prepárate para los corrientazos de oxitocina cuando estás enviando un correo.

¡Gracias, por leer hasta aquí! Mi intención ha sido colocar en la mesa tus sentimientos, visibilizarlos y ofrecerte algo de validez y herramientas, para esa mañana del tibio beso y unos pechos rotos.

¿Te sirvió? Déjame saberlo con un comentario y compártelo con tu tribu. 💓 👏🏽


[1] Correspondiente a Colombia.

[2] https://www.who.int/topics/breastfeeding/es/

Fuentes Bibliográficas

Kornfeind KR, Sipsma HL. Exploring the Link between Maternity Leave and Postpartum Depression. Womens Health Issues. 2018;28(4):321-326. doi:10.1016/j.whi.2018.03.008

Ogbuanu C, Glover S, Probst J, Liu J, Hussey J. The effect of maternity leave length and time of return to work on breastfeeding. Pediatrics. 2011;127(6):e1414-e1427. doi:10.1542/peds.2010-0459

Burns E, Triandafilidis Z. Taking the path of least resistance: a qualitative analysis of return to work or study while breastfeeding. Int Breastfeed J. 2019;14:15. Published 2019 Apr 4. doi:10.1186/s13006-019-0209-x

Chatterji P, Markowitz S. Family leave after childbirth and the mental health of new mothers. J Ment Health Policy Econ. 2012;15(2):61-76.

INFORMATE CON NOSOTROS

DONAR

Con tu donación seguiremos haciéndolo posible, te conviertes en un agente de cambio social cuando donas a la promoción, apoyo y protección de la lactancia.

Otros Artículos

Comparte este contenido en tus redes favoritas

18 comentarios

  1. Muchas gracias, que artículo tan bello para estos momentos…. tengo la fortuna de hacer teletrabajo en este momento, pero de igual forma zozobra de que en algún momento me digan que debo regresar, porque como lo dices: el covid ya no es una amenaza….
    Por ahora simplemente disfrutar seguir con nuestra lactancia y ese amor que nos transmite cada toma!
    Saludos! Gracias por tu labor

  2. Este artículo me llega justo en un momento de angustia, en dos días finaliza mi licencia de maternidad y veo muy nublado el futuro de mi lactancia materna exclusiva, por el estrés que me ha generado pensar en el regreso al trabajo no logré tener un buen banco de leche, en un mes solo pude recolectar lo que se supone que mi bebé se tomará en un solo día de trabajo mio, tendré una jornada laboral superior a 10 horas y en mi sitio de trabajo no hay un lugar seguro donde pueda realizar las extracciones y mucho menos sala de lactancia 😢

  3. Oh por Dios !!! Este escrito toca lo más profundo de mi alma y ser, con el ojo aguado leo esto y agradezco a Dios la posibilidad de extender mi estancia en casa y hacer teletrabajo, pero con la angustia de recibir una llamada de mi jefe y escuchar la noticia de regreso al trabajo!
    Este escrito es maravilloso, y como abanderada de la lactancia me surge la idea de investigar desde mi proceso. Y en la institución donde trabajo cuáles son esas facilidades que brinda la empresa a las madres lactantes…
    gracias mil gracias !!!!

  4. Que gran artículo describe claramente lo que estoy sintiendo a un mes de regresar a mi trabajo gracias a Dios lograre dejar a mi bebé de 6 meses y continuaré extrayendo como sea mi leche para que el pueda seguirse alimentando de la mejor manera. Gracias Tatiana por tu asesoría gracias a ella puede tener todo este tiempo lactancia materna exclusiva, gracias fundación mamá informada por todo el apoyo e información que nos ofrecen.

  5. Simplemente maravilloso! Una realidad que duele cada minuto lejos de bebé, aún después de dos meses y medio de haber retornado a mi trabajo y creer que el dolor y la tristeza irían menguando, sigo sintiendo la misma desolación los domingos en la noche y ese vacío al salir de casa a primera hora de la mañana, hoy es un día en que se llenan mis ojos de lágrimas de pensar en mi bebé y en no poderme quedar en casa, en que le pido a Dios está nostalgia no afecte mi oxitocina y fluya de manera abundante para llevar suficiente lechita a casa, de agradecer a Dios infinitamente por este fin de semana en que pude disfrutar tanto de mi pequeña, algunos días un poco tranquila de haberle dado pecho antes de irme otros días como tú dices con el alma y pechos rotos de no poder quedarme y permanecer más tiempo con mi bebita, con sus ojitos mirándome y lindas caricias. Difícil mantener el banco de leche, lo he logrado hasta el momento, con la misma fuerza que logré quitarle la leche de fórmula a los dos meses y ser lactancia exclusiva, creyendo en mí y en qué mi leche si alimenta y que a pesar de nacer baja de peso tengo todo para verla seguir creciendo sana y fuerte, esa misma fuerza me hace extraerme gota a gota en mi trabajo… Pero en realidad es mucho esfuerzo aunque vale la pena, hay días en que el estrés y el corre corre no me permiten mantener cada tres horas la extracción, usualmente me extraigo dos veces al día, otros días por la situación las onzas que salen son escasas, aprovecho algún momento y me pegó la escapadita, pero siempre logro llevarle algo a mi niña que permita mantener mi banco por lo menos en la semana. Aunque duele como dices cada gota desperdiciada, a veces llego a casa y duele ver qué se quedaron 2-3 onzas que tanto costo sacarlas, pero seguimos empoderadas en la tarea. Es desgastante, hay días de mucho cansancio, de temor, pues trabajo con pacientes y las noticias de covid se mantienen y debo limpiar y desinfectar muy bien todo para garantizar que todo esté bien al momento de extraerme y pedirle mucho Dios primeramente que guarde mi vida, que no sea foco de contagio para mi familia y mi leche llegue bien a casa. Entre todo el caos del día, rendir con el trabajo, atender los pacientes, extraerme, informes, más consultas, extracción, más consultas, ingreso de notas al sistema, pienso en su linda sonrisa, en todo lo que vale la pena y persistir, y sigo esforzada y valiente, dando gracias a Dios por cada gota y pidiendo sus fuerzas en mí para que este ritmo de madre trabajadora, no acabe con ese hermoso y nutritivo vínculo hasta el tiempo que sea adecuado. Gracias por este artículo, lo leo con los ojos llenos de lágrimas en un día con la cascada hormonal fluyendo, me tocó el alma.

    1. Wooooo que impresión encontrar un lugar donde se entienden las necesidades de la madre y sus anécdotas con la lactancia en medio de muchos otros sentimientos encontrados. Este artículo me llegó al corazón ya que me prevee de una realidad que ya casi llega (2 meses) y lo peor es que no sé si continúare en teletrabajo o debo ir a la empresa pero no hay ninguna sala amiga de nada. Eso me parte el corazón por qué se disminuye la cantidad de leche que le doy a mi hijo. Me encanta encontrar este pequeño e infinito mundo al mismo tiempo de mamas en la misma posición con las mismas dudas y sentimientos. Gracias.

  6. Dios Santo! El articulo revela mi realidad, justo hoy deje a mi bebe, porque reinicie mis labores, y no hay segundo que no lo extrañe, quisiera salir corriendo a cargarlo, y en mi mente no para la incertidumbre de que mi banco de leche debe crecer para poder seguir brindando a mi bebe el mejor alimento del mundo.

  7. Yo deje a mi bebé y regrese al trabajo a sus 4 meses. Trabajo 12h diarias así que permanezco fuera de casa casi 14h. Ahora con covid se suma tener que llegar a bañarme y todo el protocolo para no correr riesgos de infectar a nadie. Llevamos 27 meses de lactancia gracias a la planificación, constancia y apoyo recibido. Sin el conocimiento necesario, el apoyo de los cuidadores de mi hijo y mis compañeros “cubriéndome” mientras me extraía, no lo hubiera logrado. Grandes esfuerzos al principio tanto emocionales como físicos, pero todo ha valido la pena. Gracias por tu artículo, seguro a muchas mamás les será útil

  8. Aquí se ha dicho la realidad de todas las madres que debemos regresar al trabajo después de los 6 meses de nuestro bebé, pero ánimo si se puede trabajar y seguir alimentando nuestros hijos con ese oro blanco que es nuestra leche.

  9. wow! Que dura es la realidad de las mamis que decidimos amamantar… mi bebé tiene 15 meses y aún le doy pecho, gracias al aislamiento pude estar con él casi 6 meses, hacen 15 días regrese a trabajar de manera presencial a 1 hora de mi cada en transporte público y eso sin contar el tiempo que me toca esperar para salí y para regresar al momento de esperar el transporte… casi 12 horas lejos de mi bebé, ya no me dejan extraer porque «ya la ley no me cobija» porque «ya al año no necesita leche»… y mis pechos rotos a cada instante…. Dejarlo en este tiempo de pandemía, donde me expongo yo y los expongo a ellos… Pero fuerzas mamitas, somos unas verracas, podemos lograrlo, yo a los 4 meses regresé de mi licencia y seguí con mi lactancia materna exclusiva y aún sigo lactando.

  10. Que artículo más hermoso, sumado a cada uno de los comentarios y las experiencias de todas las mamitas, yo también regresé a mi trabajo hace más de 2 meses y en efecto llegan esos días en que quisiera renunciar para disfrutar cada instante de mi hija, para no perderme de esta etapa tan hermosa, ha sido difícil porque después de cumplidos sus 6 meses solo cuento con media hora cada dia para almorzar y extraerme mi valioso oro blanco, hay días en que me siento agotada pero regreso a casa veo su hermosa sonrisa y siento que todo ha valido la pena…

  11. Hermoso, no he pasado por esto pues trabajo en casa de forma muy cómoda con la ayuda de mi esposo y mamá. Perooooo esto me motiva a ser más empática con una madre que debe volver a su trabajo o alejarse de su bebé por horas. Pude sentir la angustia de mamá y por eso agradezco leer cosas así. Me voy con una mirada más llena de amor y paciencia y no para juzgar a una mujer que hace lo mejor que puede con lo que tiene. Un abrazo a todas

  12. Muchas gracias por este post. Hace una semana terminó mi licencia de maternidad y por fortuna pude continuar mis labores haciendo teletrabajo debido a las medidas de bioseguridad implementadas en mi empresa. Durante esta semana he podido darme cuenta lo duro que es trabajar y continuar atendiendo las necesidades del bebé. En mi caso, a pesar de tener la ayuda de mi madre durante la jornada laboral, no puedo evitar que mi cabeza este en función de él. Además considero que 4 meses de licencia de maternidad es ridículo para lo mucho que tenemos aún pendientes él y yo. Sin embargo, es bueno saber que no soy la única que esta pasando por esta frustración y que de alguna manera ésta etapa pasará, así como ha pasado para otras tantas madres y bebés.

  13. Llego el día del tibio beso y los pecho rotos! Que vaina más difícil, tuve un par de crisis de llanto durante el día, pero cada vez que me daba como ese nudo en la garganta recordaba este articulo y simplemente dejaba fluir mi sentimiento. Muchas gracias por validar nuestros sentimientos y hacerlos visibles para asi entender que es algo que nos pasa a todas

  14. Gracias por la información, muy valiosa para mi ya que en dos meses regresó a trabajar y estoy dando lactancia exclusiva a libre demanda y mi bebé demanda bastante. Tengo dudas acerca de cuando empezar mi banco de leche y si la cuidadora debe seguir dando leche a libre demanda o como dices en el artículo establecer una rutina. Para mí el éxito de la lactancia ha sido estar informada.

Deja una respuesta

¡Aquí sí hay leche!

Recibe toda la información, noticias, experiencias y consejos que tenemos para ti.

Contactanos

Aquí sí hay leche!!

¡Suscribete y sé una Mamainformada!

Es posible que veas cambios y que algunas cosas te parezcan fuera de lo normal, pero pronto todo estará en orden. Te pedimos comprensión y paciencia, esto lo hacemos para ofrecerte lo mejor, por que lo mereces.